Cronica de Madrid

Detenido un empleado del Hospital Veterinario de la Complutense por violar a una cabra

Hospital Veterinario de la Complutense

En un incidente perturbador que ha conmocionado a la comunidad de la Universidad Complutense de Madrid, un trabajador de limpieza fue detenido la semana pasada acusado de violar a una cabra hembra en las instalaciones del Hospital Veterinario. Este grave caso de maltrato animal ha levantado un amplio debate sobre la seguridad y el trato ético hacia los animales en centros educativos y médicos.

Los hechos que llevaron a la detención

El trabajador, un hombre de 43 años con una discapacidad intelectual leve, fue sorprendido en actitud comprometedora con el animal por una estudiante de Veterinaria que realizaba sus prácticas en el hospital. Ocurrió aproximadamente a las 09:30 horas del sábado 25 de mayo. Según el testimonio de la estudiante, el empleado empujaba al mamífero contra la pared en una postura altamente inapropiada.

La joven, alarmada por lo que presenciaba, no dudó en informar de inmediato a los responsables de guardia del centro. El personal del hospital actuó con prontitud, y al día siguiente, la directora del Hospital Veterinario se presentó en la comisaría de la Policía Nacional de Moncloa para denunciar formalmente los hechos.

Pruebas y evidencias recabadas

Tras la denuncia, los agentes de la Policía Nacional llevaron a cabo una investigación exhaustiva que incluyó un examen veterinario detallado a la cabra. Durante el examen, se realizaron pruebas citológicas que revelaron la presencia de «estructuras compatibles con espermatozoides». Las pruebas de ADN posteriores confirmaron que estas muestras coincidían con el ADN del empleado acusado, lo que llevó a su inmediata detención.

Responsabilidad legal y repercusiones

El empleado, que había sido contratado por la empresa de limpieza Mitei, fue apartado provisionalmente de su puesto de trabajo mientras continúa la investigación. Según fuentes policiales, el acusado podría enfrentarse a una pena de hasta tres años de prisión por un presunto delito de maltrato animal. Este caso ha puesto de relieve la necesidad de medidas de seguridad más estrictas y protocolos claros en el manejo y cuidado de los animales en entornos médicos y educativos.

Reacción de la comunidad universitaria y debates éticos

La comunidad de la Universidad Complutense ha reaccionado con indignación y consternación ante este suceso. Se han organizado varias reuniones y debates sobre la ética del cuidado animal y la responsabilidad de las instituciones en prevenir este tipo de incidentes. Además, ha resurgido el debate sobre la idoneidad de las políticas de contratación y los procedimientos de supervisión en lugares que albergan animales vulnerables.

Medidas futuras para la prevención

Ante este lamentable suceso, el Hospital Veterinario junto con la Universidad Complutense están revisando sus políticas de seguridad y formación del personal. Se ha propuesto la implementación de cámaras de seguridad adicionales y sesiones de capacitación obligatorias para todos los empleados, centradas en el manejo ético y el bienestar de los animales.