Desarrollo Urbano y Transporte

Madrid consolida su planificación urbana con el nuevo complejo de Legazpi

Luz verde al nuevo complejo de Legazpi, que agrupará a 2.500 empleados y ahorrará casi 15 millones al año en alquileres

En un movimiento estratégico hacia una mayor eficiencia y sostenibilidad, el Ayuntamiento de Madrid ha dado luz verde a la rehabilitación del antiguo Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi, transformándolo en un moderno complejo que centralizará las oficinas municipales actualmente dispersas por la ciudad. Este proyecto no solo representa un avance significativo en la gestión de recursos, sino también un importante paso en la revitalización urbana de la zona sureste de la capital.

Luz verde al nuevo complejo de Legazpi, que agrupará a 2.500 empleados y ahorrará casi 15 millones al año en alquileres

 

Un complejo multifuncional con visión de futuro

El nuevo complejo de Legazpi, con un presupuesto base de licitación de 89,5 millones de euros, se proyecta como un centro neurálgico para 2,500 empleados municipales, ofreciendo un ahorro anual significativo de casi 15 millones de euros en alquileres. Este ahorro permitirá una amortización del coste en menos de seis años, evidenciando no solo una gestión fiscal prudente sino también una inversión estratégica en el patrimonio municipal.

El futuro de Madrid: principales proyectos de desarrollo urbano que transformarán la ciudad

El diseño del complejo responde a criterios de modernidad y funcionalidad. Con una superficie total de más de 54,500 m², incluyendo una plaza central de más de 8,400 m², el edificio está planeado para albergar oficinas abiertas, despachos y salas de reuniones adaptadas a las necesidades del servicio público moderno. Además, contará con espacios dedicados a la formación, archivos y una amplia zona de aparcamiento subterráneo.

Integración y mejora del entorno urbano

Más allá de la consolidación de oficinas, el proyecto del nuevo complejo de Legazpi tiene como objetivo revitalizar un área clave de Madrid. Situado en el extremo sureste del proyecto Madrid Río, el complejo no solo completará la regeneración urbana iniciada con la renovación del parque en las inmediaciones del antiguo estadio Vicente Calderón, sino que también contribuirá a la reactivación económica y social del emergente barrio de los Metales.

Luz verde al nuevo complejo de Legazpi, que agrupará a 2.500 empleados y ahorrará casi 15 millones al año en alquileres

Sostenibilidad y respeto por el patrimonio

Una de las prioridades del proyecto es el respeto por el patrimonio arquitectónico existente. La estructura de hormigón del antiguo mercado, un elemento protegido, será preservada, mientras que los acabados exteriores se diseñarán en consonancia con las directrices de la Comisión de Patrimonio, asegurando que el nuevo desarrollo armonice con el estilo y el espíritu del entorno.

Beneficios a largo plazo para los ciudadanos y la administración

El impacto del nuevo complejo de Legazpi se extenderá más allá de los límites físicos del edificio. Se espera que la centralización de las oficinas municipales no solo mejore la eficiencia administrativa, sino que también facilite el acceso de los ciudadanos a los servicios. Además, este proyecto es una pieza clave en la estrategia más amplia del Ayuntamiento para aumentar la seguridad, fomentar el comercio local y mejorar los servicios públicos, transformando Legazpi en un verdadero polo de centralidad en Madrid.

Madrid apuesta por la iluminación del Manzanares para realzar su paisaje urbano

Un modelo de desarrollo urbano integrador

El nuevo complejo de Legazpi es testimonio del compromiso de Madrid con un desarrollo urbano que es tanto integrador como innovador. Al consolidar infraestructuras, revitalizar áreas urbanas y preservar el patrimonio cultural, el proyecto no solo redefine un espacio histórico, sino que también establece un modelo a seguir en la planificación urbana moderna.

Con la finalización prevista para inicios de 2027, el complejo no solo promete transformar la fisonomía de Legazpi, sino también fortalecer el tejido administrativo y social de Madrid, posicionándola como una ciudad que mira hacia el futuro sin olvidar la riqueza de su pasado.